Declarada Patrimonio Cultural del estado de Veracruz, la gastronomía de esta entidad es uno de los puntos de distinción en la Ruta Centro Golfo. Su fusión entre la cocina europea y la indígena, arroja un arte culinario que le da sabor a México.

Recorrer esta ruta, desde la Huasteca a Los Tuxtlas, te llevará a una diversión absoluta, pero también a una experiencia en aromas, colores, texturas y gusto al paladar, que refleja las costumbres que los habitantes adoptaron de las que llegaron del extranjero, sin perder sus raíces.

La gastronomía veracruzana se puede clasificar en cuatro regiones: la Huasteca, la región central, Sotavento (que corresponde a la Cuenca del Río Papaloapan) y Los Tuxtlas. Sus múltiples platillos integran un menú tan basto, que es imposible probarlos todos en una visita fugaz. El recorrido puede comenzar con los zacahuiles, los huatapes de camarón (sopa espesada con masa); el pazkal de gallina y ajonjolí, los bocoles, el palmito en escabeche, la torta de hueva con huevo, el ajicomino de pollo, arroz a la tumbada (aguado con mariscos), chilpachole de jaiba, sopa de plátanos machos, tostones de plátano y el pescado a la veracruzana. También puedes elegir el chilpachole de yuca, los borreques o papayanes de frijol con masa y piloncillo, chochos en tomachite, mogonogo de plátano con ajo, los tegogolos o caracoles de Catemaco, y la iguana en moxte.

Anuncio

La oferta sigue con el chileatole de lengua, sopa de albondiguillas, el xonequi o quelites con frijol y masa, tesmole con flor de izote, chiles jalapeños y chipotles rellenos, chapandongos, torta de gasparitos, chayotextle capeado, tepejilotes en caldillo y el famoso mole de Xico, y postres como los chapines o chatines de plátano, el exótico helado de pétalos de rosa, los garbanzos enmielados, el camote endulzado, las gollorías (dulce hecho con nuez y azúcar); las empanadas de guayaba, las galletas de agua, el alfajor de maíz, el dulce de coco, el dulce de nanche, el dulces de pepita de calabaza, las palanquetas de cacahuate.

Obviamente el café no puede faltar y en Coatepec se produce y procesa uno de los mejores del mundo. Tienes que ir a El Gran Café de la Parroquia, fundado en 1881, es el mejor lugar para degustarlo. Además podrás probar bebidas típicas como los Toritos, bebida alcohólica a base de cacahuate, mezclada con leche condensada acompañada de alguna fruta; el Coatepec, vino de la fermentación de naranjas dulces; el Guarapo, bebida de jugo de caña o maíz acompañado con pulque y miel; la Sangre de pichón, una bebida uvas silvestres fermentadas o agraz y azúcar, y el Tlaníchiole, bebida ritual que se prepara macerando hierbas aromáticas y medicinales en alcohol.

Tal como lo lees, Veracruz posee una de las gastronomías más completas de la República Mexicana y es digna de disfrutar. Tiene tanto que ofrecer, que no sabrás por dónde comenzar, así que seguro un viaje a esta ruta no será suficiente.