La Ruta de la Huasteca Potosina es aventura y diversión, pero su basta gastronomía es otro de los grandes atractivos que la hacen única e irresistible.

De Ciudad Valles a Xilitla corre la Ruta de la Huasteca Potosina, pero más allá de poseer increíbles escenarios naturales y ofrecer múltiples actividades deportivas, tiene una gastronomía con sabores que son herencia del Viejo Continente y han sabido mezclarse con los ingredientes locales para crear platillos inolvidables.

Una cocina que ha pasado de generación en generación y que se sabe distinta, comenzando por la receta de las enchiladas potosinas, los quesos y el zacahuil, un tamal de grandes dimensiones que enamora a todo aquel que lo prueba.

Anuncio

Además de estos exquisitos platillos, debes conocer el Museo Regional Huasteco “Joaquín Meade”, en Ciudad Valles, que alberga piezas de cerámica, collares e instrumentos musicales de gran valor dentro de la cultura de la región. Después tienes que visitar el Sótano de las Golondrinas y deleitarte con la cascada El Meco. Luego de esta aventura, debes darte un tiempo para gozar de un exquisito fiambre potosino (de padre español y madre mexicana), unos tacos potosinos (rellenos de queso con papas, zanahorias, lechuga y chilitos en vinagre) o unas enchiladas rioverdenses servidas con una pieza de pollo bañada con una salsa de jitomate, para más tarde darte un gusto con postres como las chancaquillas (tortitas hechas a base de piloncillo y pepita de calabaza tostada), o qué tal un batido de cacahuate de piloncillitos mezclados con ajonjolí o con nueces surtidas y pasitas.

En la gastronomía Huasteca también destacan los platillos a base de pescados y mariscos como las acamayas (especie de langostino de agua dulce), la negrilla (pescado de la región que es noble para cocinarse de mil maneras) y las ensaladas de palmito.

Esta ruta te llevará descubrir nuevos sabores, para ser partícipe de una excelente cocina que te sorprenderá.

Sabías que…

En el Altiplano, la originalidad en los platillos se distingue con los cabuches (flores de la biznaga), la cajeta originaria del municipio de Venado, y los chocolates Costanzo.