Grand Velas Riviera Maya convocó a seis de los mejores chefs del mundo para servir una cena sin precedentes.


El pasado fin de semana estuvimos en Cocina de Autor, el restaurante con e
l que Grand Velas ganara un Gourmet Award hace unos años en la categoría de Mejor Restaurante de Hotel. En aquel entonces, el responsable en cocina era Xavier Pérez Stone, quien junto a Bruno Oteiza y Mikel Alonso desarrollaron un menú muy bien logrado. Hoy, al lado de Nahúm Velasco continúa siendo una oferta digna de los 5 diamantes de la AAA.

Para celebrar The Best of Cocina de Autor Riviera Maya, este año trajeron para complementar el equipo a Sidney Schutte, chef de Cocina de Autor en Los Cabos y que cuenta con 2 estrellas Michelin; y a Josean Alija, del restaurante Nerúa dentro del museo Guggenheim de Bilbao, quien también cuenta con una estrella. Fueron ellos dos los únicos que repitieron un plato dentro del menú que se diseñó para este evento, una cena abierta a huéspedes –como parte de su All-Inclusive– y al público en general.

 

Anuncio


De Mikel Alonso y Bruno Oteiza probamos platillos con sabores que los hicieron grandes en cocinas como la de Biko. Mikel sirvió un erizo con mejillones y vermouth que nos emocionó al recordarnos la creatividad del nacido en Biarritz. Bruno se fue por un foie frío que tenía textura y un ligero picante muy atractivo para comer con la mano. Josean Alija sirvió un consomé de langostino con nata de coco –un sabor ligeramente fermentado– y curry, un plato que en donde unió la tradición de caldos y fondos de su cocina vasca en Nerúa, con producto de la Riviera Maya. Sidney Schutte se llevó un par de ovaciones primero con una cigala con poro encurtido y lengua de pato poco más que espectacular y, más adelante en el menú, con un corte wagyu striploin A5 de tremendo sabor que se deshacía en el cuchillo y en el paladar. Josean remató con un aguacate con helado de alholva y aceituna negra, todo un homenaje a los sabores del bosque, amaderados y untuosos por el aguacate.

 

 

Después de varios aplausos y reconocimientos por parte de la gente de Grand Velas hacia los cocineros invitados y los de casa, celebramos un coctel en el Sky Bar para terminar la noche. Al día siguiente, el punto de reunión fue en la playa, donde compartimos una mariscada entre cerveza, vino y muchos buenos amigos y, desde luego, con el mejor escenario frente a nosotros, el mar de la Riviera Maya.